Paul Friedlander utiliza luces controladas por ordenador y sensores infrarrojos para generar esculturas que simulan holografías gigantes de especial belleza. Su obra, que él mismo define como "escultura kinética", ha sido expuesta en Berlín, Nueva York, Londres y Singapur. Su exposición en artFutura 2002 presenta una amplia selección de sus trabajos más importantes, e incluye una nueva producción exclusiva: una escultura de luz de más de 7 metros de longitud.

Entre las piezas expuestas destacan Hiperesferas y La Ecuación de la Onda. Las Hiperesferas fueron hechas el año pasado y La Ecuación de la Onda ha sido especialmente creada para esta exposición. La Ecuación de la Onda es una obra en memoria de su padre F. G. Friedlander, un matemático de Cambridge y miembro de la Royal Society que murió el año pasado.